16 nov. 2011

Aberraciones hechas cine: “Dragon Ball Evolution”


Con esa “maravilla” que es Dragon Ball Evolution (entiéndase el sarcasmo, no me seáis como Sheldon) inauguro esta nueva sección aperiódica. Donde hablare/hablaremos sobre esas joyas del cine que no le recomendaríais ni a vuestro peor enemigo. Esas películas que no sirven ni para echarse la siesta por la tarde (o bueno puede que sí), esas películas que después de verlas piensas que hubiera sido mejor cortarse las venas verticalmente antes de ponerte a verla. Esas películas para ponérselas a tus amigos y echaros unas risas ante tal despropósito. O hacer una quedada para quemar un palé entero de películas (esto solo si sois ricos), o jugar a la Ouija con la película entre dos velas para que el más allá se apiade de ella.

Creo que se ha entendido bien el propósito de esta sección, y si no mirar el titulo o la categoría si sois de mente lenta. Bueno para ponernos en situación, Dragon Ball Evolution es la respuesta americana a hacer una película live action (con actores de carne y hueso) de la mítica serie Dragon Ball. Los americanos en su afán por sacar tajada de cualquier sitio, tuvieron esta magnífica idea. No pensaron en el corazón de cientos de millones de niños y gente ya crecidita que crecieron con la fabulosa serie de Toriyama, no pensaron que es un universo difícilmente adaptable a una película así, no pensaron que es algo demasiado vasto y extenso como para meterlo en una película, no pensaron en…, no, no pensaron en absolutamente nada.

(A quien meta el dedo en la cámara le meto fuego yo y mi zippo, ¡que yo estoy mu loco!)

El trasfondo que usaron de la serie para transformarlo en guion, fue la saga de Piccolo Daimao, vamos cuando el papaíto del Piccolo que todos conocemos, quiere conseguir las bolas de dragón para recuperar su juventud y conquistar el mundo. Y casi que ahí terminan las semejanzas entre serie y película. Porque el guion de la película es un despropósito, yo creo que lo escribieron 4 monos borrachos mientras copulaban entre ellos. Para el que no le importe comerse algún SPOILER (y si os coméis un spoiler de esto tampoco os va a pasar nada), los siguientes párrafos están cargados de incongruencias del guion respecto a la obra en la que se basa.

Lo primero y lo peor de todo es el personaje de Goku, porque todo el personaje en sí es un error garrafal y la primera gran razón para no ver este bodrio. Para empezar la parte en la que está inspirada la película, Goku sigue siendo un niño y aquí lo interpreta un tío que tenía en su momento 27 tacos. Si omitimos la edad (que también tendría tela), en la película Goku va al instituto y es un pardillo porque le prometió a su abuelo que no pelearía. Pero vamos a ver, si la gracia y el encanto de Goku es que no sabe absolutamente nada, de hecho muchas parodias sobre el personaje de Goku se basan en su ignorancia, Goku a grandes rasgos es un niño salvaje que es tonto de remate. Pero si la sorpresa de ver a Bulma es que no había visto una chica antes. ¿Qué pollas hace Goku en el instituto? Y no lo pongo con mayúsculas porque es un parchazo.

(¡Mierda!, ¿por qué hice esta película? ¡¿Por qué?!)
(Chi chi, ¿me dejaras tocarte el chichi?) 
(Lo siento por tus túrgidos pechos, pero… soy gay) 
(Vale ya paro con la imagen, es que se me ocurren de cosas…)

Pero por si eso no fuera suficiente, encima de todo está enamorado de Chi Chi, la cual es una compañera de clase. Y que es la típica animadora (no es animadora, pero es para que lo entendáis) rodeada de energúmenos que juegan al futbol americano y esas cosas. Esto ya es para cabrearse, Goku enamorado de alguien (me da igual que sea Chi Chi) y deseando irse de fiesta con ella. Esto es como para irse a la manifestación de los indignados.

Siguiendo con la mierda de guion que tiene esto, el abuelo de Goku está vivo, y es este el que le cuenta a Goku lo de las bolas de dragón, Bulma no sabe exactamente que son las bolas de dragón pero tiene el radar. Y es Goku quien le cuenta que son las bolas. Bulma es una especie de Lara Croft (pero como la de las películas), letal con sus pistolas, con sus morritos y su culo bien puesto. Ozaru (Goku convertido en mono) aparte de ser como un hombre-lobo más feo que pegarle a un padre, es el sirviente de Piccolo, toma moreno. Y el maestro Muten, el cual vive en el sitio más zopenco que te puedas echar a la cara (con lo sencillo que hubiera sido una isla cualquiera), es un tío normal, sin carisma y sin nada.

(¡¡El maestro Muten con pelo!! ¡¡Y sin su perilla!! ¿Dónde diablos esta su caparazón?... ¿¿Quién cojones es este tío??)

Otro de los grandísimos problemas de esta película es que no arriesga en absolutamente nada, cualquiera que haya visto la serie sabrá que no es una cosa fácil de adaptar a la realidad, de hecho si se adaptara tal cual seguramente quedarían la mayoría de las cosas ridículas. Pero de ahí a que no se enseñe nada “raro” hay un trecho. Porque vale que no le pongas a los personajes esos peinados imposibles, pero es muy cantoso que ni Goku tenga cola, ni que salga Oolong (Ulom como lo queráis llamar), que casualidad que sale Yamcha pero no Puar. ¿Por qué no sale Ten Shin Han ni Chaos? O ¿Por qué el maestro Muten no lleva su caparazón y su tortuga al lado? Qué casualidad que Pilaf es el que libera a Piccolo Daimao en la serie, pero aquí ni aparece Pilaf, ni Shu, pero si Mai. Eso sin mencionar las ciudades tan características de la serie que aquí no aparecen, ni dinosaurios, ni las criaturas, ni los humanos con cara de animales, incluso las típicas capsulas que encierran motos, coches, casas, etc… en la serie. Aquí no aparecen tal cual, tan solo una vez Bulma pone algo en el suelo y como si fuera un Transformers sale una moto.

(Piccolo después de madrugar por haberle robado el traje a Batman, con alguien que no sabemos muy bien quien es) 

A lo que me refiero con todo esto es que cualquier cosa que sea difícil de imaginar en la vida real o que sea un poco rarita, directamente las quitaron de en medio. Oolong es un cerdo, Puar es esa cosa que va flotando por ahí y que parece un peluche, Pilaf es un ser pequeñito y azul, Shu es un perro-ninja, Ozaru un mono gigante…

A la mierda de guion, historia, personajes, adaptación, película, podríamos también sumar la mierda de efectos especiales. 45 millones de presupuesto en 2009, creo que da para muchísimo más que para lo que da esto, que es una aberración como una casa de grande.

En fin película mala donde las haya, dura menos de una hora y 20 minutos y parece que dure 15 horas. La tuve que pausar varias veces porque me estaba aburriendo como una mierda. Película para olvidar incluso antes de haberla visto, aquí no vale ni la frase esa de “si tuviera otro nombre sería una buena película”. Mentira, si no se llamara Dragon Ball, seguiría siendo una mierda, solo que no habría destrozado la infancia de mucha gente y una de las mejores series de animación y manga de la historia. Después de verla rezo todas las noches para que no hagan una segunda parte nunca, porque logró recaudar más de lo que costó.

(Ese que parece alguien de la Yakuza venido a menos es Yamcha. Bulma por lo menos esta buena)

P.D: Quizá os hayáis dado cuenta de que no he puesto el nombre de nadie en el artículo, ni director, ni guionistas, ni actores ni nada, eso es porque he preferido no nombrar a nadie para no culpar exclusivamente a uno en concreto, porque esta bazofia es cosa de todos, y espero que se arrepientan de haberla hecho, que baches en el camino los tienen todos. Así que si queréis saber los responsables de esto aquí tenéis el enlace.

No hay comentarios: