28 sept. 2010

Reboot

Bueno, después de la atípica entrada que ya ha sido publicada (al fin, llevaba escrita bastante tiempo), voy a pararme un poco para intentar explicar un poco la dirección del blog, para empezar y respecto al diseño decir que seguramente me ponga de vez en cuando a remodelar, y como tengo poca idea de diseño, cuando llegue a algún cutre-estado lo dejare tal cual, pero bueno ya iré viendo, esta parte quizá sea la más fría que tengo ahora mismo.

Respecto a las opciones o menús del blog, voy a trastear un poco con el feed de entradas, el RSS, los botones de compartir con redes sociales, las redes sociales en sí (que no soy muy fan de ellas, pero ¡¡joder!! Es un tema muy gordo) y todas estas cosas, que conozco por ser lector asiduo de blogs pero que no conozco muy bien como implementarlas (se aceptan opiniones y ayuda).

Otras opciones que me pasan por la cabeza, seria tener nuevos redactores, comprar una URL y cosas así, pero hasta que no tenga una buena base no quiero meterme en camisa de once varas.

Y para terminar, hablar de lo más importante, las entradas, los post, las idas de olla que se escriben, el alfa y el omega del blog, por lo que sin ellas el blog seria un bonito cuadro en la red de redes, sí sobre lo que se va a escribir y como, bueno para empezar, he pensado en hacer secciones diarias, es decir, hablar los lunes del tiempo y los martes del estado de los perros verdes en el sur de Malasia, y así todas las semanas, el problema que le veo es el retraso que siempre tienen, ya que lo que tendría que escribir el lunes al final saldría el miércoles y diría algún chiste malo sobre el retraso. Pero quizá si encuentro sobre que hablar algún día en concreto me planteare seriamente esta opción. Entonces me he decantado al final por hacer especiales sobre algo, así siempre tendré algún tema para sacar algo a la luz y alternarlos con mis pajas mentales. Eso quiere decir que con los “especiales” se abre la veda para hablar realmente de todo y de lo que me dé la gana. Y poco más, creo que no me dejo nada en el tintero.

(Des)Evolución

Ya estoy aquí, un año después y con un año más a las espaldas, lo cual trae más ventajas que inconvenientes, como podréis ver tengo menos (y he dicho menos, no ninguna)faltas de ortografía, estoy más curtido en esto de los blogs y demás temas de diversa índole, y entre otras cosas voy a intentar darle más “vidilla” al blog, pero bueno no adelantemos acontecimientos y vayamos a lo que interesa, que no es otra cosa que el post que abre esta nueva etapa, este “reboot” de “Estupideces a Mansalva”.

Antes de empezar me gustaría explicar el termino de (des)evolución con paréntesis incluidos, que a mi entender no es lo contrario a la teoría de Darwin, sino mas bien cuando evoluciona algo para mal, el ejemplo más claro seria el ser humano, éramos monos y mira en que nos hemos convertido. Otros ejemplos de los que todo el mundo habla es de la “fortaleza” de las cosas viejas, y es que haber si el último modelo de Ferrari dura más que mi 205 con más de 20 años dando caña. O mirar las súper-teles planas casi de usar y tirar comparadas con los armatostes de tubo que son como las pilas duracell, y duran y duran…

Pero no estoy aquí para hablar de la (des)evolución en sí, sino para profundizar en un artículo (quizá articulo no sea la palabra mas adecuada), un articulo mucho mas cotidiano de lo que pueda ser la tele. ¿Existe eso? Se preguntaran muchos, pues sí existe y no es ni más ni menos que un váter o retrete.

A partir de aquí el texto puede ser obsceno y “guarrete” así que avisaos quedáis.

Y es que no estoy muy metido en el mundo de los sanitarios ni tampoco siento especial cariño por ese pedazo frio de porcelana (aunque me haya dado tantísimas horas de lectura y viciada a lo largo de mi vida), pero a lo largo de mi vida, y recalco que voy a hablar por mi propia experiencia por lo que puede no ser cierto lo que hablo, pero la verdad es que a (des)evolucionado de una forma bastante desagradable a mi gusto.

Me parece estupendo que la cisterna deje de estar colgada encima tuya para pasar a estar donde esta, pero donde la han cagado ha sido en la forma del interior del inodoro, ya que los váteres modernos están al revés de los váteres donde me estrene en esto de “echar un truño”. Porque lo que es el “tobogán” del retrete, antes lo tenias justo debajo del culo al sentarte normalmente, en cambio, ahora lo que tienes justo debajo del culo es el “recipiente” del agua (como habéis podido comprobar no tengo ni puta idea de estos elementos de la vida cotidiana, viendo los nombres de las partes) y el “tobogán” vendría a estar dando cobijo a los huevos colgando del señor que se siente. Pero para explicarlo mejor voy a hacer un dibujillo.

Bueno tras ver el dibujo podemos sacar 2 cosas claras, la primera es que está claro que el dibujo no es lo mío, y la segunda es que como indica la flecha el truño cae en 2 zonas muy distintas. Pero veamos las ventajas e inconvenientes de los retretes modernos, la única ventaja que le veo (que a la vez es el mayor problema que tiene) es que la cagada es una cagada limpia y en el blanco, directa al agua, por lo que se reduce la cantidad de mierda repegada (para algo inventaron las escobillas, y entre otras cosas estamos cagando no estamos haciendo un Picasso, por lo que si ponemos lleno mierda el váter pues es lo normal), pero claro tirar una piedra al agua y veréis como salpica, pues esto no va a ser menos, y si me hago un auto lavado de culo con esa agua estancada cada vez que hago de vientre, pues que queréis que os diga, que casi que prefiero cagar debajo un nogal.

Por lo que ¿cómo solucionar este problema?, pues solo se me ocurre una solución la cual no está ni mucho menos libre de desventajas. Y es ni más ni menos que sentarse al filo de la tapa para que la mierda caiga en el “tobogán” y lo deje que parezca que hemos matado a alguien, y aquí viene el gran problema que tenemos los tíos con sentarnos al filo, y es que la tranca y sus acompañantes están en medio, por lo que hay 2 posibles posiciones para esta parte de nuestro cuerpo. La primera seria ponerlo encima de la tapa, problema es que si entre apretón y apretón “meamos”, podemos poner el cuarto de baño que parezca una cloaca, así que la introducimos dentro y nos ponemos al filo (así todo lo que echemos cae dentro de la taza), aquí surgen 2 problemas, primero nos pinzamos nuestras partes y si tardamos mucho corremos riesgo de amputación y segundo podemos limpiar la superficie de dentro de la taza con la punta del ci****.

Como veis es un claro ejemplo de (des)evolución y una putada muy grande. Así que desmelenaros y venga comentad ¿Cómo cagais vosotros?