7 feb. 2011

Spartacus: Gods of the Arena (Cap. 3 – Paterfamilias)


Ya vamos por el tercer capítulo, por la mitad de la temporada. Después de la desesperación del día de ayer, en el que la conexión a Internet era de todo menos conexión. Era imposible abrir dos webs seguidas y cuando se abrían lo hacían mal. Con este panorama tuve que dejar la visualización del capítulo hasta que la situación fuera más favorable. Gracias a Dios esta mañana ha estado por la labor y he conseguido ver el episodio, así que allá voy a comentarlo.

El anterior episodio nos dejó con Batiatus proclamándose como sucesor de la casa Batiatus y dejando atrás todo rastro de métodos de su padre, a Oenomaus como nuevo Doctore, Ashur había conseguido la marca de un método diferente, Gannicus tuvo un encuentro sexual con la esposa de Oenomaus por problemas de la esclavitud y Batiatus había conseguido obtener la aprobación de Varus para que su campeón Gannicus participara en el primus de los juegos.


Con este panorama nos encontramos con que Batiatus, Lucretia y Gaia siguen con sus orgias celebrando sus triunfos, momento en el cual aparece el padre de Batiatus, Titus Batiatus. Como dije en el anterior capitulo, los hechos habían ocurrido muy deprisa, tanto que con otro episodio se podría cerrar la historia. Por lo que este capítulo da un par de pasos hacia atrás para tener algo que contar en los siguientes. Primero el padre de Quintus, Titus Batiatus toma el mando del ludus y deja de nuevo a su hijo en la cuneta, despotricará del campeón de Quintus (Gannicus) y le quitara el derecho de participar en el primus. Al perder este derecho el padre se conformara con un par de combates sin apenas importancia y tirara los progresos de su hijo a la basura. Por otra parte Oenomaus se siente culpable de haber conseguido así el puesto de Doctore (cuando él quería seguir siendo gladiador), y está perdido y no sabe cómo controlar y enseñar a sus ahora discípulos, tampoco sabe aun nada de el encuentro de Melitta (su esposa) con Gannicus. Si en el anterior capitulo vimos en Crixus una gran evolución, en este damos marcha atrás y volvemos a verlo torpe con la excusa de que no sabe combatir contra una lanza. Y por ultimo Varus parece más interesado en la casa de Batiatus como una casa de putas que por sus gladiadores.

A destacar queda: que Crixus ya ha conseguido la marca de gladiador tras un enfrentamiento en la arena, un enfrentamiento también entre Titus y Quintus, padre e hijo. Gannicus se le ve cabizbajo tanto por lo ocurrido con Melitta como por no poder participar en el primus, y hay una amistad creciente entre él y Crixus. El Doctore fiero y recto de Blood and Sand aun no ha hecho acto de aparición y Oenomaus está perdido y sin enterarse de nada. Batiatus vuelve a estar a la sombra de la figura de su padre, esta vez con su padre presente. Y por último la amistad de Batiatus y Solonius empieza a resquebrajarse, por los encuentros de Solonius con Vettius y Tullius.

En conclusión la marcha atrás en la resolución de los hechos no abre nuevas posibilidades, sino que cada vez vemos los resultados con más claridad y la posibilidad de sorprender al espectador se está cada vez diluyendo más. Es obvio que el padre de Batiatus va a morir por quedarse en el ludus, y que Batiatus, Lucretia o Gaia sean algunos de los artífices se ve a kilómetros. Gannicus no sé si lo matara Crixus y así se proclamara campeón o será Oenomaus por lo ocurrido. Pocas dudas que resolver quedan ya y prácticamente todas nos intuimos el resultado, veremos si al final acaban sorprendiéndonos o nos sentimos decepcionados por la resolución.

No hay comentarios: