27 feb. 2011

The Fighter – (2010)

En estas semanas pre-Oscars el aluvión de películas nominadas es avasallador, la cartelera se llena de carteles de películas que lucen su número de nominaciones con esplendor (demasiado me atrevería a decir) para arañar alguna entrada más, esta es una de esas películas y después de verla tiene bastantes papeletas para llevarse alguna estatuilla. Estatuilla para el reparto sobre todo, ya que es el que lleva todo el peso de la película y el que hace que la película destaque por encima de otras apuestas. Pero me dejo de la jerga de premios que todos sabemos cómo se las gastan muchas veces y pasó a opinar sobre la nueva película del director David O. Russell.


Basada en hechos reales (cuanta gracia me hace como se regodean las películas con el susodicho cartelito de “Basada en hechos reales”) nos cuenta la vida del ex-boxeador Dicky Eklund (Christian Bale) y de su hermano Micky Ward (Mark Wahlberg). Dicky es ahora el entrenador de Micky, tuvo un breve momento de gloria como boxeador y vive creyéndose una leyenda cuando es un desecho humano, adicto al crack y un delincuente de poca monta. Por otra parte la madre de ambos Alice Ward (Melissa Leo) hace de manager y está empeñada en que su hijo Dicky va a volver al boxeo.

Como podréis imaginar la historia no da para mucho y sigue la estela de recientes películas de temática muy similar, en las que las comparaciones son difíciles de no hacer, pero como no me gusta comparar no voy a decir ni los nombres para no incitar a ello. La historia de la carrera de un boxeador, de un drogadicto o de una familia de mierda no me interesa lo suficiente como para gastarme mi dinero en ir al cine, por lo que o la película contaba con algo más o mi opinión iba a ser devastadora y es que cuando te tocan los dineros uno se enciende. Gracias a Dios la película tiene sobre todo dos buenas razones para ir a verla. La primera es el grandioso y espectacular Christian Bale que borda a su personaje y nos deja con una de sus mejores (sino la mejor) actuaciones de su carrera, y por supuesto también remarcar la fabulosa caracterización de su personaje, perdiendo peso y mostrando esa cara y ese cuerpo escuálido y destrozado por las drogas, gracias a él la historia de Dicky nos interesa más y llegamos a conectar con ese personaje y sentir sus dificultades en la vida. La otra gran razón es Mark Wahlberg que muestra (con este no hay duda) su mejor actuación hasta el momento, no llega a la calidad de Bale pero se le ve muy suelto y muy bien, además que también ha tenido su duro trabajo detrás entrenándose y fortaleciendo para mostrarnos a Micky.


Los combates están muy bien llevados a cabo hasta el punto de que parece que estamos viendo un combate real con la emoción y la tensión del momento. Y la familia nos deja con momentos muy buenos y nos sorprende con las actuaciones y el trato que tienen, en algunos momentos hablan de la familia como si fueran los Corleone y te fueran a enviar a sus matones (las 800 hermanas xD), sin duda alguna los tejemanejes de la familia son muy importantes en el desarrollo de la película y el desarrollo de los personajes. Aunque esto nos lleva a otro problema y es que terminamos de ver la película y no nos hemos enterado quien es el protagonista y cuál de las historias nos querían contar, si el problema de drogas de Dick, la carrera como boxeador de Micky o (aunque este en menor grado, ya que yo lo veo más como un añadido para profundizar la historia) la familia en conjunto y sus métodos.

Una película muy recomendable de notable alto, me dieron ganas de aplaudir y sacar una trompetilla y liarme a pitidos en el final.

Publicado también en No Mas Hype

No hay comentarios: