20 feb. 2011

Ilomilo – (2011)


El mes pasado los chicos de Southend Interactive nos dejaron con un título descargable para Xbox Live Arcade y Windows Phone 7. Simple a primera vista pero complejo y con mucha profundidad una vez que nos sumergimos en él. Con una estética colorista y simpática nos encontramos con que a través de diversos puzles y rompecabezas tenemos que ir avanzando para que nuestros protagonistas se reencuentren. Ya vale de salvar el mundo, la raza humana y todo lo que pueda ser salvado, aquí no hay otra misión que la de reencontrarse cada día con tu amigo, ya que tu inocencia y mala memoria siempre te juega malas pasadas para encontrarte con él.

Con esta premisa nos encontramos en escenarios cerrados minimalistas formados por cubos de seis caras, también podremos manipular diversos cubos, normales, extensibles, voladores, o uno que gira sobre su propio eje son algunos de los ejemplos con los que nos encontraremos para poder llegar al final del recorrido. Así alternando a los dos personajes que controlamos (Ilo y Milo) y usando los elementos del escenario, los cubos manipulables y sorteando a los enemigos que se nos pondrán por delante, tendremos que estrujarnos el cerebro para dar con la solución del rompecabezas y seguir con el siguiente. La dificultad está bien ajustada, tenemos 4 capítulos compuestos por 9 pantallas más 3 de bonificación. Cada vez que pasemos de capitulo nos darán nuevos cubos y la dificultad se verá incrementada a una nueva dimensión, así pasaremos de los primeros compases del juego que se basan en tender puentes y poco más a los últimos en los que tendremos que saber usar cada cubo y en el que la tercera dimensión se volverá cada vez más un quebradero de cabeza. Porque podremos estar al lado de nuestro amigo y no terminar la pantalla porque no están en el mismo plano. Como ya he dicho el escenario se compone de cubos de seis caras, pues bueno podremos movernos a lo largo de cualquier cara del cubo y cambiar de una a otra cara no será tarea fácil.


Aparte de la misión principal de que nuestros personajes se reencuentren, también tendremos imágenes que recoger, temas musicales, trocitos de recuerdos y lo más importante, los tres safkas (que son unos bichitos muy graciosos), al recoger los tres safkas de cada pantalla desbloqueamos las tres pantallas de bonificación, una por cada safka del mismo color. Las imágenes que recojamos podremos acceder a ellas a través del menú, en total son 48 imágenes muchas de las cuales muy bonitas, 29 temas musicales (los que escuchamos a lo largo del juego) y 4 recuerdos, uno por capitulo. En cambio las pantallas de bonificación destacan por ser sin lugar a dudas las más difíciles de cada capítulo, y cada una será de una temática diferente. La primera nuestro mentor Sebastián nos contará la historia del cazador y el lobo por capítulos, y creedme cuando os digo que entraréis corriendo en esa fase sólo para leer cómo sigue la historia. La siguiente fase de bonificación tiene un guiño a otros juegos en un tablero aparte en el fondo del escenario, y otra vez nuestro mentor nos lo enseñará y dirá alguna frase ingeniosa, un minipunto y un batido de chocolate al que acierte en los comentarios a qué cuatro juegos hacen referencia los guiños xD. Y por último, en la última fase de bonificación manejaremos a nuestros protagonistas pixelados -o más bien voxelados- y cómo no nuestro querido Sebastián nos dirá alguna frase graciosilla de nuestro aspecto.


La estética del juego es una maravilla, todo está cuidado y perfectamente integrado, desde los escenarios a los fondos, la fauna que cruza el mapeado como un elemento más, nuestros protagonistas, los bichos que nos encontramos a lo largo de la aventura, como el perro con bigote come-manzanas, o el calcetín-serpiente que nos quita las cajas, nada desentona y todo tiene ese aire de simpático y de inocente. Desde los menús a las pantallas de carga pasando por la historia que nos cuenta, todo respira el mismo aire, el aire de unos gráficos simplistas pero armoniosos y perfectos para la ocasión. Si a este bonito apartado visual le añades un sonido digno del conjunto, con melodías desenfadadas que en seguida estaremos tarareando, el resultado no puede ser mejor.

Por último tiene un multijugador que parece más implementado por obligación que por deseo, y es que sólo podremos jugar en modo local y la forma de jugar es exactamente igual que a un jugador, esto quiere decir que mientras uno juega el otro mira. También viendo como están construidos los mapas mucha gente echara de menos un editor de niveles con el que experimentar y crear sus propias pantallas y compartirlas.

Y si estás harto de estrujarte la cabeza y quieres descansar, en el tercer capítulo puedes conseguir el minijuego Ilomilo Shuffle, un minijuego de toque retro en el que manejamos a la vez a los dos protagonistas y tenemos que evitar caer al vacío.


En mi opinión si te gustan este tipo de juegos, pensar antes que actuar, probar ensayo y error hasta dar con la solución del rompecabezas, etc., hazte con él, no te arrepentirás; en cambio si lo tuyo es la acción frenética y el estilo que tiene más que bonito te parece una mariconada huye como de la mierda porque vas a tirar los 800 Microsoft Points que vale.

En resumen, se nota que sus creadores han criado y mimado todo lo posible su nueva criatura, no se han dejado nada suelto, todo respira un aire clásico adaptado a la actualidad, y la simpatía, la inocencia, la armonía de todos los elementos, la cantidad de detalles… El conjunto es un caramelo muy bueno envuelto en un brillante papel de colores.

Publicado también en No Mas Hype

1 comentario:

LectoraNº1 dijo...

y yo ya me lo he pasado *-*
..solo me falta el logro de dobless