29 nov. 2010

Rincones Digitales


Hace unos meses volví a un lugar que llevaba años sin visitarlo, aquel lugar no había cambiado en absoluto, todo estaba exactamente como recordaba, a pesar de los largos años que habían pasado, así que poco a poco y tomándome mi tiempo fui visitando lugares de aquel paraje que me era tan familiar, multitud de recuerdos y anécdotas me inundaban la memoria mientras paseaba y charlaba con los personajes que allí se encontraban.

Aquel lugar era el mundo de mi mmorpg, aquel al que le dedique tantas horas cuando era más joven, allí donde pase tantas y tantas aventuras, donde conocí a gente que estaba a cientos de kilómetros de mi, pero que en aquel lugar estábamos juntos para ayudarnos mutuamente, mientras manteníamos una charla sobre cómo nos iba en la vida, gente que más tarde conocí cara a cara y muchos otros que con el paso del tiempo les perdí la pista para seguramente no volver a hablar con ellos jamás, quizá en un futuro cercano nos crucemos por la calle, nos miremos el uno al otro y sigamos andando, seremos unos completos desconocidos que en aquel mundo compartimos tantas cosas y que en este no sabemos ni que existimos.

En aquel mundo hice cosas que difícilmente pasaría en este, le di mi dinero a mis compañeros, les ayude a ser mejores, nos fuimos de viaje a lugares extraños, compartiendo todo lo que teníamos para poder volver a casa sanos y a salvo.

Pero al volver hace unos meses, supe que todo aquello no pasaría de nuevo, llame a mis compañeros para ver si contestaba alguno, pero nadie había ya al otro lado, ni siquiera mi personaje, aquel retrato de mi mismo con el que visite aquel lugar ya no estaba, ese retrato hecho a mi imagen y semejanza, había desaparecido en una marea de datos abandonados, en un vertedero de solo ida, aquel personaje con el que me identifique durante tantísimo tiempo y con el que hice de aquel mi mundo, había muerto y jamás volvería a verlo, al igual que toda la gente con la que compartí mis experiencias.

Porque aquel mundo sigue igual en apariencia, pero yo no, yo soy un viejo que visitó el lugar de su nacimiento para encontrarme con que mis amigos con los que disfrute de mi infancia ya no estaban allí, ya era demasiado tarde para decirles adiós.

Porque esa es la magia de los juegos online, y el que no lo haya experimentado o no lo esté experimentando, nunca sabrá lo que es realmente.


1 comentario:

Franck dijo...

Hola visite tu blog http://estupidecesamansalva.blogspot.com/ y me resulto muy agradable, tienes información muy interesante, me encantaría que intercambiáramos links con una red de blogs que administro y de esta manera ayudarnos mutuamente a difundir nuestras páginas.
espero tu gentil respuesta.

muchos saludos

Franck
contacto: rogernad08@gmail.com