28 dic. 2011

M.I. IV: Una vuelta de tuerca más hacia la excelencia


Cinco años nos separan desde que se estreno la tercera parte de esta saga iniciada en el muy lejano ya 1996 (recuerdo jugar a la adaptación de la primera película en mi flamante Nintendo 64, y pasármelo varias veces hasta que lo cambiamos por otro). La tercera parte, la dirigida por J.J Abrams, supuso un respiro realmente bueno para una saga que casi muere creativamente tras la nefasta segunda parte. Pero si la tercera parte fue buena, esta cuarta lo es mucho más, sin duda alguna la mejor de la saga, pero es que además de ser la mejor, la película es la polla simple y llanamente.

Se puede catalogar de muchas formas, como épica, como una maravilla, desenfrenada, pero de todos los adjetivos habidos y por haber yo he elegido el que mejor la define, la polla. Porque esto es así, comienza fuerte, planteando incógnitas, el misterio, la misión, porque este está aquí, porque aquel esta allá… E incluso nos planteamos si han obviado algunas cosas de entregas anteriores para no tener que calentarse la cabeza. Pero no es así, la cinta avanza, se van desvelando los detalles, se va enrevesado la misión, la acción se vuelve cada vez mas trepidante hasta límites insospechados, las situaciones al limite se disparan dejándonos el corazón en un puño y cuando nos hemos querido dar cuenta las más de dos horas que dura la película se han ido volando, las palomitas han desaparecido sin darnos cuenta y el litro de Coca Cola inunda nuestra vejiga oprimiéndola y meándonos cosa mala. Pero llegan los créditos, miccionamos como si no hubiera un mañana y nos vamos más contentos que un San Luis a casita a cenar porque nos lo hemos pasado cojonudamente viendo la película.


Brad Bird, el director de maravillas como Los Increíbles o Ratatouille, y que nunca antes había firmado como director una película con actores de carne y hueso (y pellejo), se muestra como un excelente director del cotarro. Poniendo la cámara donde debe, con escenas de acción muy conseguidas, y con una belleza en paisajes sin igual. La banda sonora es una auténtica delicia, al tono característico de la saga se le da una vuelta de tuerca más, y aunque sigue sonando igual es diferente. Aparte de la característica melodía, la banda sonora se completa con múltiples canciones que inundan el metraje del film y que están francamente bien.

Si algo le podemos achacar a la película, es que entre misión y misión quizá pega un bajón (¡toma rima!), aunque es un bajón necesario para poder tomar un respiro y prepararnos para lo siguiente que venga. Un detalle que para nada ensombrece este tremendo blockbuster, con unos efectos especiales de infarto, unas escenas de acción alucinantes, con momentos in extremis que te dejan flipando, y con toda la escena de Dubai que es una jodida maravilla, desde el primer plano que sale la ciudad hasta el último, esa parte hay que verla si o si.

Los actores Tom Cruise, Jeremy Renner, Simon Pegg, Paula Patton y Michael Nyqvist, dan forma de una forma estupenda cada uno a su personaje, en esta trepidante entrega llena de acción, de momentos memorables, de intriga, de tensión y con unos toques de humor que termina por redondear el resultado. No os la perdáis, porque es divertida con pelotas. 

No hay comentarios: