1 may. 2011

Código Fuente – (2011)


Desde que vi la película que hoy tratamos, el día del estreno, hasta que escribí este análisis, casi una semana después por problemas de tiempo. He leído y escuchado para mi desgracia más opiniones de las que hubiera querido, muchas de ellas se quejan por razones absurdas que han conseguido que poco a poco me hierva la sangre. Porque podrá gustarte más o menos la película, pero no reconocer que estamos ante un peliculón y una de las mejores obras del año por cosas tan absurdas como que la historia no tiene sentido o porque no te haya gustado el final es para sacar el látigo y poner orden. Así que venga escribid en los comentarios que la película es una mierda, que todavía saco el látigo xD.

La nueva película de Duncan Jones comienza cuando el soldado Colter Stevens (Jake Gyllenhaal (nombre impronunciable donde los haya)) despierta en el vagón de un tren, no sabe que hace allí ni como ha llegado y tampoco porque una tal Cristina (Michelle Monaghan) parece conocerlo. A los 8 minutos el tren explotará y él despertará en una especie de capsula. A partir de ahí el director nos irá desvelando la trama, sin desvelar nada innecesario y sin andarse por las ramas, tratando al espectador con respeto y con un montaje fabuloso. Una película muy inteligente que nos trata por igual, que no da explicaciones innecesarias y que avanza con mucha naturalidad. Ofreciéndonos multitud de giros de guion muy interesantes y para nada forzados que se compenetran con la trama sin ningún problema.

El guion de Ben Ripley por lo tanto se muestra solido, muy capaz de mostrarnos una buena historia de ciencia ficción sin necesidad de grandes alardes técnicos, y lo que a mi parecer es esencial para que una historia de ciencia ficción sea buena, que sea creíble. Y el que le saque fallos e incongruencias, que las exponga en los comentarios que encantado se los rebato.


A lo ya comentado podríamos añadir la estupenda actuación de sus protagonistas, que en seguida conectamos con ellos y crean una química muy especial entre ellos, a los ya comentados habría que añadir a Vera Farmiga y Jeffrey Wright, los cuales van desvelando los secretos de la trama tanto al protagonista Colter Stevens como al ansioso espectador con ganas de descubrir cada vez más y más hasta llegar al clímax, y descubrimos que es y para qué sirve el Código Fuente.

Por poner alguna pega, podemos ver que en efectos especiales la película cojea y en alguna escena pega el parchazo, aunque no hay apenas uso de estos efectos y el director prefiere mostrar más bellas imágenes aéreas o la colorida y bella fotografía del film. Pocas pegas para una película que me ha encantado y reafirma al director como un operador fantástico para filmar ciencia ficción.

En conclusión y para ir cerrando esta breve reseña, recomiendo encarecidamente la película a todo el mundo, os atrapa desde el primer segundo y no te deja libre hasta que saltan los créditos, hacia mucho que una película no me atrapaba de esa forma y hacia que casi te sintieras culpable hasta por parpadear por si te pierdes algo. Muy divertida y entretenida, con una buena historia, perfectamente montada y dirigida, no decae y no pierde el ritmo en ningún momento y los actores están fenomenales. Magnifico thriller de ciencia ficción con escenas de acción muy buenas que no caen en lo fácil, un romance que llega a su culmen con una estupenda imagen congelada y alguna que otra escena en la recta final bastante sentimental que quizá le sacará la lagrima a más de uno. Si es que estamos tan hartos de morralla que cuando llega algo bueno como esta película ya nos quejamos por vicio.

No hay comentarios: