16 abr. 2011

Invasión a la Tierra – (2011)


Todos los años recibimos nuestra ración de películas sobre invasiones alienígenas o catastrofistas en sí en la cual la humanidad se enfrenta irremediablemente a su extinción. El género como tal no puede estar más quemado pero la terrible maquinaria ambiciosa y avariciosa que es Hollywood, sigue en sus trece de sacar estas películas clónicas año tras año que no aportan nada nuevo pero que siguen imprimiendo billetes a diestro y siniestro. Por poner un ejemplo esta película es la que ha desbancado en territorio español a ese personaje gordo y asqueroso que por desgracia es la alegría de la industria del cine español, cierto es que la película española llevaba ya sus semanas en cartelera pero eso no quita que esta nueva invasión haya recaudado casi 2 millones de euros en su primer fin de semana. ¿Cómo es posible que películas de esta índole sigan arrasando de esta manera? ¿Tan atractivo nos resulta una invasión extraterrestre hostil? ¿En la siguiente película de esta temática se atreverán a invadir mi pueblo? ¿O los alienígenas huirán despavoridos al ver la fauna que tengo por vecinos? Sea como sea veamos que nos ofrece la película de Jonathan Liebesman.

Lo primero es lo primero, y lo primero (record de veces en decir “primero” tantas veces y de una forma tan absurda) en este caso es decir que el primer tráiler que vi de la película me llamo poderosamente la atención (y después me pregunto que porque arrasan estas películas aún). Los rumores y las esperanzas de que esto fuera una película estilo Black Hawk Derribado con invasión de por medio surgían como moscas a la mierda, como si dicho comentario quisiera decir que estábamos ante la panacea del cine de humanoides de otro planeta. Pero los rumores y las esperanzas son una cosa y la realidad otra, y aunque la película siga la historia desde el punto de vista del grupo de marines, la falta de diálogos y la cantidad de tópicos y clichés de los que viven estas películas terminan por ofrecer más de lo mismo pero con otra cara.


La historia nos cuenta como un grupo de meteoritos de buenas a primeras aparecen en la órbita terrestre para hacer colisión en horas en la superficie. Pero al entrar en el planeta los meteoritos frenan e incluso se dirigen a distintas ciudades del planeta, entre ellas Los Ángeles (para el que no lo sepa su título original es Battle: Los Ángeles, mucho más correcto que nuestra cutre traducción). Nuestro grupo de marines particular con el Sargento Michael Nantz (Aaron Eckhart) como segundo al mando, tendrán la misión de ir a rescatar a un grupo de civiles antes de 3 horas, ya que toda la zona va a ser bombardeada y arrasada. Así embarcándonos en una de estas misiones de rescate a las que nos tienen acostumbrados donde para rescatar a 3 tíos mueren 15 por el camino (pero oye de los 3 a rescatar, por lo menos a uno lo rescatas así que misión cumplida ¿no?) nuestro valeroso grupo de marines se embarcará en la misión de su vida en la que pelearan contra un enemigo nunca imaginado.


Al final más de lo mismo, horrorosos diálogos que aparte de gritos y sinsentidos parece una pancarta de “Alístate en los Marines”, con Michelle Rodríguez uno empieza a dudar ya si lo que tiene entre las piernas le cuelga o no y la dichosa cámara que se mueve más que la compresa una coja termina por cabrearte, vale que se mueva en las escenas de acción, pero ¿que necesidad hay de moverla cuando un personaje visita una tumba?, al final será que el pobre operador sufre de Parkinson y no se dieron cuenta hasta que terminaron de rodar…

Horrendo el diseño de los alien que para haberse cruzado medio universo para colonizar un planeta no tienen dos luces de frente y más que implantes en el cuerpo lo que parecen son ortopédicos y feos de cojones. Aunque la escena en la que improvisan una autopsia a un pobre alien para ver como se mata (después resultan que mueren como todos, pegándole una buena ráfaga de tiros), en la que el pobre alien gime como puede a su manera mientras los demás se ponen a hurgar y a exclamar ¡Tengo un órgano!, es de lo más divertido y simpático de la película.

Como conclusión lo ya dicho aunque la idea de contar la historia desde la perspectiva de los marines, dotando la invasión de una especie de guerra de guerrillas moderna, como si de las favelas brasileñas se tratara, es buena. No es suficiente para destacar en un género tan manido, y termina siendo un producto entretenido sin más como las decenas de películas iguales que habéis visto.


Publicado también en No Más Hype

1 comentario:

LectoraNº1 dijo...

Para ser "un genero tan manido" es de las peliculas de "este genero manido" que mas me han gustado.