25 abr. 2011

Bulletstorm – (2011)


Destacar entre el ingente océano de shooter no es fácil si el juego no pertenece a una saga ya consagrada con bastantes años y entregas a sus espaldas. Aunque este Bulletstorm juega con ventaja, y es que haber sido desarrollado por Epic Games y People Can Fly con el “Jefazo” CliffyB al mando es al menos señal de que muy mal lo tienen que hacer para que al final el juego no destaque. A raíz de los videos e imágenes que podíamos ver conforme avanzaban los días hacia la fecha de salida, podíamos ver un juego loco y frenético que muchos (yo incluido) veíamos como el sucesor espiritual de juegos de la talla de Painkiller, Serious Sam o incluso Duke Nukem aunque en menor cantidad. También podíamos leer una frase que por mucho que el tráiler enseñara no se puede ver su potencial hasta que se juega, esa frase era “Kill with Skill”. Y es que señores ahí y justo ahí está la “magia” de este juego, el matar con estilo. La muerte es fea y horrenda, está mal vista y encima salpica y huele mal, así que si matáis hacedlo con estilo hombre, “Sin escrúpulos”, que por lo menos quede bonito.

A modo rápido y veloz quiero despacharme los apartados sencillos y típicos de cualquier análisis para pasar a lo importante, así que hagamos un “Headshot” rápido y preciso y pasemos a ensañarnos con el cuerpo. Después de leer el argumento que pone en la wikipedia y ver que el que lo ha escrito no ha jugado ni al prologo del juego, lo comento por encima porque tampoco tiene mucha chicha. Manejaremos a Grayson Hunt en compañía de su compañero Ishi Sato y mas delante de la mujerzuela Trishka, en su cruzada por vengarse del general Sarrano (sí Sarrano con A, si no sería Resines), por cosas de la vida terminaran en un planeta hostil que antiguamente fue un lugar de vacaciones (el Benidorm del futuro). Para retratar este lugar contamos con unos gráficos más que acordes con una paleta de colores viva que dibuja un entorno de lo más apetecible, una “Orgía” visual que es puro espectáculo, el típico paraíso que se ha convertido en un infierno terrenal. La música es correcta aunque en seguida pasa a segundo plano para escuchar los gritos, voces y el caos de la batalla. Aparte nombrar el buen doblaje que tiene, si escucháis la voz del doctor House tranquilos no tenéis lupus simplemente está hablando Sarrano.


La grandiosidad del exceso

Bulletstorm es un juego de excesos, el entorno es excesivamente hostil, nos enfrentaremos a los rebeldes Skull, los semi-mutados Creeps, los mutados Burnouts las tropas de Final y Heavy Echo, pero por si todos estos grupos que no dudaran en hacer el “Festival del Plomo” contigo fueran pocos hay que añadir la flora y fauna del planeta Stygia y los elementos del entorno que en niveles de dificultad bajos no causan mucho problema pero que en los niveles altos dispararle a una bomba o un barril cercano puede provocarte un disgusto.

A lo largo de la historia destrozaremos algunas zonas predefinidas del entorno que desembocaran en situaciones surrealistas la mar de divertidas. Como la “rueda” del principio que nos perseguirá hasta el fin del mundo o la presa del pantano que nos da escenas desquiciantes en la que la acción no decae y nuestro cuerpo sufre en golpe de adrenalina que nos deja hechos polvo (en el buen sentido de la palabra).


Uno de los elementos más atrayentes de este juego es su personalidad, no es un calco del Call of Duty de turno y no necesita de nadie para ser grande, que los shooter van por la innovación de las coberturas y la estrategia en los combates, aquí se elimina cualquier regla, los enemigos se sacan de la batalla a patadas y los atraes a ti con el látigo, ¿que estas rodeado de 4 enemigos? Pues acerca otro más al combate para que la “Matanza” sea más espectacular. El hecho de que no exista un botón en sí para saltar o que el botón para agacharse sea un santo coñazo, solo dice una cosa: déjate de coberturas y mierdas varias y lánzate con todo de frente y elimina a tus enemigos, pero con estilo eh.

Esta imagen que el juego da de soy el rebelde de la clase y hago lo que quiero no es una falsa ilusión, como tampoco lo es que se ría de otras franquicias (como ya hemos visto en varios videos) indicando que no son el único camino a seguir. Los guiños a las tres luces rojas de la Xbox 360, los chistes malos que harán en más de una ocasión que nos tronchemos de la risa, los comentarios de nuestro grupo de protagonistas o algunos gestos de nuestros enemigos dota al juego de una personalidad propia que lo hace único en su especie.


La senda del skillshot

Como ya he comentado el juego tiene un estilo más clásico de afrontar las situaciones, enfrentarse de frente, sin escondites y salir corriendo cuando estas mal herido, esto es así para concordar con el mayor elemento del juego. Los disparos de habilidad o como mejor suena, el matar con estilo. Todo está hecho para que usemos estas habilidades y para que vayamos desbloqueándolas, un atrápalos a todos, pero menos atrapar y mas desbloquear. La cantidad de tipos de enemigos están diseñados para que cada tipo tenga unas características que haga que tengas que usar una habilidad u otra, unos son mas rápidos y no los puedes pillar con el látigo otros esquivan las patadas. Otros son pesados y solo te queda disparar, unos se quedaran lejos de ti y dispararan para que tengas que acercarlos con el látigo y otros se te tiraran encima para que te los quites de en medio con una patada. El entorno es hostil para darte más formas de acabar con tus enemigos y cada arma dispone de un disparo cargado más devastador que el normal para que podamos convertir a nuestros enemigos en “Comida para peces”.

El látigo, la patada, podemos derrapar ya sea para entrar a saco o para huir de la zona, las armas, los enemigos (tienen una resistencia endiablada que o haces un disparo de habilidad o puedes vaciarle el cargador a un tío solamente y no lo matas) y el entorno todo responde a lo mismo, dar variedad de situaciones para ejecutar distintos disparos de habilidad. Y es que todo es un circulo vicioso, los disparos de habilidad te dan puntos para que puedas comprar munición o mas armas, así que digamos que estas obligado a hacer disparos de habilidad para que puedas avanzar.


Aparte de la campaña en la que los disparos de la habilidad son necesarios para que la munición y las armas no escaseen, existe un modo de juego que es el Flash-Back. Este modo son diversas pantallas o partes del modo campaña que se le han eliminado videos y demás parafernalia de la historia para que te centres exclusivamente en ganar puntos, para que al final de la partida te recompensen con un máximo de 3 estrellas por los puntos obtenidos con los skillshot.

Ay amigo, que no eres perfecto

El juego vive de los excesos, de los destrozos y de la acción más frenética, en cambio se echa de menos una mayor posibilidad de destrozar el escenario. Los edificios y elementos que se destrozan están fijados para que sea así y aunque queda muy bien no estaría mal que pudiéramos hacer más el cafre y tirar paredes o lanzar coches “Por los aires” por poner un ejemplo, para que podamos sacar nuestro lado más “Sádico”.

Otro de los apartados más olvidables es el modo multijugador, que a día de hoy los shooter vivan prácticamente de los modos multijugador y este tenga “eso” por multijugador es un despropósito, hubiera preferido que no tuviera multijugador que al no ser muy fan de estos modos no lo hubiera echado de menos, pero una vez implementado hazlo bien si no no hagas nada. Para empezar solo tiene una modalidad llamada anarquía, con un máximo de 4 jugadores por sala, esta modalidad es cooperativa (no existe ningún modo competitivo) y se resume en aguantar diversas oleadas de enemigos hasta terminar las 20 rondas. En cada oleada hay que hacer una puntuación para poder pasar a la siguiente si no toca repetir. Claro, la modalidad no está mal, pero que sea la única ya echa un poco para atrás y que jugando solo puedas pasártelo fácilmente (después de 3 o 4 horas eso sí) pero jugando en grupo sea casi imposible da que pensar. Es decir es posible hacerlo en grupo pero la cantidad de ineptos que hay jugando hace que pilles más un mosqueo que otra cosa y te den ganas de poder dejar “Sin piernas” a los jugadores antes que a los enemigos. Si el modo es cooperativo es para colaborar todo el mundo, pero aquello se convierte en una batalla por ver quién mata al enemigo. El pobre volará por el escenario como una pelota pasándose de uno a otro hasta que se pierda y muera. A eso sumadle que la gente en vez de hacer disparos de habilidad y ganar puntos, mata a balazo limpio y encima de no sumar puntos te quita los enemigos. Y algunos enemigos especiales que hay que matarlos en grupo terminan masacrados por el primer gilipollas que lo encuentre y lo acribille.


En resumen un juego muy gamberro y cafre, muy divertido y que sabe diferenciarse de los demás gracias a su personalidad y las muertes con estilo, que provocan en el usuario ese extraño placer de ver saltar un numerito y una palabra o frase indicando nuestra hazaña. Un festival de “Carne picada” que provocara “Indigestión” al que busque más de lo mismo pero que agradara al usuario gracias a su propuesta.

El lector más avispado que haya jugado al juego quizá se haya dado cuenta que a lo largo de todo el análisis he incluido nombres de algunos de los más de 100 habilidades distintas que tenemos a nuestra disposición, para el que no se haya dado cuenta (cosa normal) ya os informo que todo lo que está en cursiva y entre comillas son skillshot que podéis desbloquear jugando al juego. Yo por mi parte voy a seguir jugando para intentar desbloquear los que me quedan.


Publicado también en No Más Hype

No hay comentarios: