29 ago. 2011

Super 8: La epopeya ochentera de Abrams


Permitidme que esta opinión sea algo diferente a las demás, permitidme contaros un pasaje de la película para daros mi opinión sobre ella. La parte que voy a escoger es el accidente del ferrocarril, por lo que si has visto aunque sea un tráiler de la película lo que te cuente no te va a chafar nada que no hayas visto antes en el tráiler o nada realmente importante. De hecho si has visto más de un tráiler seguramente hayas visto el accidente desde 3 planos distintos a los que se ve en la película por lo que ya de por si has visto más de lo que enseña el film. Aun así y para que nadie se enfade ya aviso que voy a contar una pequeña parte de la película, si eres de los que le gusta llegar virgen al cine, “quieto parao”, que después me acribilláis a comentarios negativos por decir SPOILER.

Nuestro grupo de jóvenes protagonistas formado por Joe (Joel Courtney), Charles (Riley Griffiths), Cary (Ryan Lee), Martin (Gabriel Basso) y Preston (Zach Mills) quedan con Alice (Elle Fanning). Ya que esta sabe conducir y los va a llevar a los cinco a una estación para grabar una escena del cortometraje que están grabando. Tras una divertida secuencia de estos seis dentro del coche, donde no se callan ni debajo del agua, llegan a la estación. Una vez allí se ponen a prepararlo todo para grabar, maquillaje, iluminación, sonido, preparan la cámara, ensayan algunas escenas y diálogos… Hasta que a lo lejos ven llegar el tren que se aproxima. Rápidamente se ponen a rodar para pillar el tren en la escena y darle mayor realismo, todo va como la seda hasta que de repente una furgoneta invade la vía del tren y choca contra este. Provocando que el tren se salga de su vía y cause un accidente de grandes magnitudes. Mientras se recomponen los jóvenes, ven cosas extrañas desperdigadas, de un vagón sale algo que no llegan a vislumbrar y alguien les dice que se vayan y olviden lo que ha pasado.


Hasta aquí voy a contar, como veis es algo que todos sabíamos o habíamos visto incluso antes de ver la película. Pues bien para mí este pequeño trozo resume perfectamente toda la película. Comienza con el grupo de niños y su búsqueda de la aventura, escapándose de sus casas para grabar una película en medio de la noche, el espíritu aventurero de las películas de los 80 está muy presente y a cada uno le vendrá a la mente algunas películas con esta temática. El grupo de chicos ya nos dejan claro que son unas verdaderas maquinas detrás de la cámara, son tan naturales, tan niños, y actúan con una convicción tremenda, uno se quita el sombrero ante el tremendo grupo de jóvenes que han encontrado, del primero al último, te divierten, te hacen reír y llorar y te impregnan sus sentimientos al otro lado de la pantalla.

Tras este primer paso donde vemos una vuelta a los 80 de lo más agradable, y donde también vemos que la película está grabada como en la época, con sus fallos y todo, como el grano en la imagen, los desenfoques, o los reflejos que causa la luz en la cámara. Pasamos a la actualidad más rabiosa con una imagen brutal y espectacular en efectos como estamos acostumbrados hoy en día. El accidente del tren es impresionante y te deja sin respiración un buen rato de las brutales imágenes. El espíritu de los 80 se mezcla con la actualidad más rabiosa y no solo convence si no que gusta y se disfruta mucho a lo largo de la película.


Por último la escena nos deja con la intriga y el misterio, el suspense de que ha pasado y que es lo que se ha escapado, sensación que se mantendrá durante toda la película hasta que lleguemos a la recta final. Y de nuevo aquí nos transportamos al cine de hace 30 años, donde se muestra tan solo lo necesario y se oculta el misterio siempre a la cámara.

J.J. Abrams en compañía de Spielberg nos ha dejado con una de las películas más divertidas y entretenidas de lo que llevamos de año, una obra excelente que no deberíais de dejar escapar. Que en el final se podría a ver arriesgado mas, pues sí, pero el camino es tan dulce que no importa que termine así.

1 comentario:

Chili Temple dijo...

Que conste que me ha gustado un montón