13 ago. 2011

Linterna Verde, más verde está la película


La adaptación cinematográfica del personaje de DC ya ha llegado a las pantallas españolas, lo avalan una crítica nefasta y una recaudación penosa, que seguramente provocara cambios bastante radicales en una futura (y ya anunciada) segunda parte. Está claro que DC busca una mayor parte del pastel de las películas de superhéroes que hoy en día se está llevando Marvel gracias a su explotación de sus Vengadores, X-Men, Spiderman y otros. Pero desde mi humilde hogar ya le digo yo a DC que se ponga las pilas e inunde sus películas de la calidad del Batman de Nolan, porque el camino seguido en esta Green Lantern no es bueno para nadie.

El principal problema de Green Lantern es su nefasto guion, que no encuentra el tono que necesita la película en ningún momento, el prologo empieza fuerte, prometiendo mucho y a partir de ahí la película se va desinflando y desinflando hasta que uno sale de la sala del cine no sabiendo que pensar, si matar a alguien o ahorcarse debajo de un álamo. El universo de Green Lantern es muy basto (cosa que ya se encarga el prologo de que más o menos nos enteremos) como para desaprovecharlo de semejante manera.

“Mierda me he dejado el butano encendido”

Y es que parece que los guionistas (demasiados guionistas para un mismo guion) parecen que están más por la labor de reventar el film a clichés que de explotar el universo que tienen en sus manos. Así pasamos muchísimo más metraje del que queremos con la relación de Hal Jordan (Ryan Reynolds) con Blake Lively (Carol Ferris), su pasado y la madre que lo pario (o el padre más bien) que explotando (en el sentido figurado de la palabra) al cuerpo de Green Lantern, a Oa o los Guardianes. La elección del villano que aparte de tener un diseño feo y no ser fiel a los comics no me parece acertada, porque es una mole destructora, casi invencible, sin personalidad y aun así usa a Hector Hammond (Peter Sarsgaard) no se sabe muy bien para que, ya que pasa por la pantalla como un malote que ponga bajo las cuerdas a la chica (clichés, clichés everywhere) y poco más.

“Yo tengo el poder… de hacer que la segunda parte sea mejor”

También se podría haber explotado un poco más al protagonista, que de buenas a primeras consigue un anillo que le lleva a otro planeta y se encuentra rodeado de miles de extraterrestres de razas diferentes y ¿Qué hace el?, pues nada, si eso es lo más normal del mundo, ¿a quién no le ha pasado eso un sábado por la noche? Yo todas las semanas me doy un garbeo por el espacio con mi anillo verde del poder de la voluntad, un par de pastillitas de colores y un líquido amargo. Pero eso no es todo, si no que le dicen que pertenece a una legendaria corporación de guerreros que protegen el universo, y como si te operas, el se va a su casa y se acuesta.

En conclusión y no me enrollo mas, hay incongruencias en el guion, muchos personajes pasan sin pena ni gloria por la pantalla, no se profundiza en el universo de los Lanterns y se opta por lo mas cursi, trillado y pesado. Los efectos especiales están muy bien, vistosos y espectaculares, pero en muchas ocasiones pegan el parchazo bueno. Una película muy normalita de superhéroes que aunque en algún momento llegue a entretener no arriesga en nada y se queda a medias en todo. Al final resulta que ni el poder verde de la voluntad, ni el amarillo del miedo eran tan poderosos como el poder azul de los pitufos que se ha comido a Green Latern en la taquilla española.

“Quita bicho que te huele el hocico”

1 comentario:

Pulcinellaface dijo...

Jajaja, me he reido mucho con tu ácida crítica,de la cual no puedo estar más de acuerdo. Como DC no se ponga la pilas y le pague millones a Nolan, me temo que se perderá en el olvido. Con lo que me gusta Ryan Reynolds, que pena penita pena.