15 jun. 2011

Juego de Tronos (Temp.1, Cap.9 – “Baelor”)


Este capítulo me tiene loco, por una parte creo que la serie ha vuelto a superarse y nos ha dado uno de los mejores capítulos de la temporada, pero por otra parte a habido un par de apuntes que no me han gustado, cosillas que se han ido dando a lo largo de la temporada pero que en este capítulo han sido algo más palpables. Por lo demás hemos visto un brutal capitulo digno de ser el penúltimo, vamos a repasar todo lo que ha dado de si este noveno capítulo, que contiene no solo SPOILER sino que casi el mayor spoiler de esta temporada, por lo que recomiendo encarecidamente que veáis antes el capitulo.

Vamos a empezar el repaso por la trama de Jon Nieve y el Muro, los sucesos en esta zona han sido pocos, y resumiendo podemos decir que Jon se ha ganado la espada de la familia Mormont tras el combate que mantuvo en el capitulo anterior y que le dejo la mano lisiada. Y se entera, tras una conversación con este, que el maestre es un Targaryen, (concretamente tío de Daenerys).

Pasamos a la guerra, es en esta parte de la trama donde ha habido partes que me han disgustado, pero ya llegaremos. Tras ver la fortaleza de Los Gemelos (The Twins) que custodia uno de los ríos que forman el Tridente, nos enteramos de que el ejército de Robb debe de cruzar el castillo si quiere que sus planes de guerra den sus frutos. Para ello es Catelyn la que se ofrece a intentar convencer a Lord Frey para que les abra las puertas. A modo informativo puedo decir sin temor a equivocarme que la Casa Frey tiene la familia más numerosa de todo Poniente y en el capitulo quizá el espectador no llegue a darse cuenta de esto, aunque la verdad sea dicha, tampoco tiene mucha importancia. Tras convencer Cat a Lord Frey para que el ejército cruce el rio, nos enteramos en una divertida secuencia que tanto Arya como Robb tendrá que casarse con los hijos de Lord Frey a modo de pago.


Tras esto pasamos con Tyrion, el cual marcha con el ejercito de su padre para supuestamente hacerle frente al ejercito de Robb, tras conocer a Shae, comienza la batalla. Y como dije en el análisis del capítulo anterior, tenía mis dudas sobre como encararían las batallas, ya que el presupuesto de una serie no puede tirar para ofrecer un espectáculo derrochador como en una película. Bueno la idea de presentar las batallas en un principio es buena, ya que optan por cómo está escrito en el libro, tratando las batallas desde la perspectiva de un personaje. Y efectivamente en esta batalla en el libro lo vemos a través de Tyrion, pero este llega a la batalla e incluso mata a alguno que otro, no recibe un mazazo de uno de sus salvajes y ale, así nos ahorramos enseñar nada de la guerra. Y la otra batalla en el libro también se describe desde la perspectiva de Catelyn y no vemos nada, pero estamos al tanto de lo que pasa y no como en este capítulo donde el espectador seguramente se haya enterado de poco. Para el que no se haya enterado de estas escenas se las resumo rápidamente: hay dos batallas, la de Tywin Lannister (donde está Tyrion) y que Robb envía unas pocas tropas para parar el avance de este ejército. Y la segunda batalla ocurre en Aguasdulces (Riverrun), la ciudad de los Tully, donde el ejército de Jaime Lannister tiene asediada la ciudad, hasta que llega el ejército de Robb y obtiene una aplastante victoria donde capturan a Jaime.

Una vez hecha la descripción de la guerra que azota Poniente, nos vamos con Daenerys, como dije en el capitulo anterior, la herida de Drogo en el libro era mucho más grave, lo cual le da más razón a los hechos que ocurren en este capítulo, ya que con el arañazo que le hicieron cualquiera se cree esta parte. Pero bueno, el caso es que a raíz de la herida el Khal Drogo se cae de su caballo, una señal que indica que Drogo no es merecedor de seguir siendo el Khal. Daenerys viendo la gravedad de la situación recurre a Mirri Maz Duur, y le dice que salve a Drogo como sea. Esta recurre a la magia de sangre (¡¡¡al fin magia en Juego de Tronos!!!) y tras degollar al caballo de Drogo, el mal inunda la tienda de campaña, mientras fuera, Jorah Mormont se enfrenta al Qotho, uno de los jinetes de sangre de Drogo, y Daenerys empieza a tener a su hijo. Jorah que no sabe qué hacer introduce a Dany en la tienda y la pantalla se funde a negro, dejándonos a todos con ganas de más porque nos han dado una de las mejores y más emocionantes secuencias de la serie.


Y para terminar nos vamos a Desembarco del Rey, el capitulo comienza y termina aquí, comienza con Varys visitando a Eddard a su celda y dejándole claro que si confesa sus actos (aunque sean mentira) quizá pueda vestir el negro (irse a la Guardia de la Noche), en cambio si cuenta la verdad y no confiesa nada, no solo su vida correrá peligro, si no las de sus hijas también. Con este ultimátum llegamos al final del capítulo, a Eddard lo llevan al septo de Baelor (para que lo entendáis es como la Iglesia de los Nuevos Dioses), allí y ante todo el mundo y ante los dioses, Eddard se traga su orgullo y confiesa la mentira de la reina. Pero Joffrey (a partir de aquí se odiara aun mas a este desagradable niño) aun así lo condena a muerte. Lo siguiente es obvio lo que pasa, pero la fuerza de las imágenes y lo bien rodado que esta pone los pelos de punta a cualquiera, el desenlace final es sencillamente brutal, de lo mejorcito, la desesperación, la sorpresa y la impotencia se juntan para darnos una secuencia sencillamente maravillosa.

Para terminar decir que quien coge a Arya es Yoren de la Guardia de la Noche, y que esta llevaba un tiempo viviendo en las calles de Desembarco del Rey. Y hasta aquí podemos contar, si creíais que ya está todo el pescado vendido con este capítulo os equivocáis y mucho, aun nos queda un capitulo y muchas más sorpresas, tan dignas como las que hemos visto en este espectacular episodio.

No hay comentarios: