11 jul. 2011

Mamá, quiero una resaca como esta


“No puede ser”, fue lo que dije al ver que habían sacado una continuación de aquella comedia que nos llego en 2009 y que se convirtió por meritos propios en una de las mejores comedias de los últimos tiempos. Una segunda parte se presentaba de primeras complicada, si seguía los mismos pasos que su predecesora podría aburrir por ser lo mismo, y si se distanciaba daría la sensación de querer sacarnos los cuartos por usar el nombre de la “saga” para alimentar la taquilla. ¿El resultado? Dad el salto y lo veréis…

La gran sorpresa de esta película es que se mantenga a la misma altura que la primera, siendo exactamente lo mismo que la anterior. Ahora es Stu (Ed Helms) el que se va a casar, así que invita a sus amigos a la boda, y un par de días antes caen un par de cervezas y… ya está liada la marrana. Stu, Phil (Bradley Cooper), Alan (Zach “vaya apellido tienes” Galifianakis), Mr.Chow (Ken Jeong) y un mono con chaleco, amanecen en una habitación de mierda en mitad de Bangkok. El hermano de la novia y por lo tanto cuñado de Stu, un chaval llamado Teddy (Mason Lee) ha desaparecido y ellos no se acuerdan de nada. Así comienza una vorágine de risas y desenfreno, de averiguar donde o quien tiene a Teddy y de encontrarlo antes de la boda.


La película sigue casi tan al pie de la letra los pasos dados en la primera parte que en algunas situaciones casi tendréis hasta un deja vu, el cambio más sustancial y como bien reza el titulo dela película es el cambio de localización de las Vegas a Tailandia, más concretamente a Bangkok. Una ciudad muy diferente del oasis americano de casinos, y que supone un cambio muy bueno para dar situaciones iguales pero que parezcan diferentes o para que el director de fotografía (Lawrence ser) pueda explayarse más agusto y darnos algunas imágenes y secuencias bastantes buenas, como los planos aéreos o estáticos de la ciudad tailandesa.

Para ir echando el cierre y en conclusión a esta breve opinión, el director y productor Todd Phillips nos ha vuelto a dar una comedia muy inteligente, con esos toques de intriga e investigación que la hacen tan atrayente, con unos personajes muy divertidos y bien definidos. Muchas bromas tienen su base en la primera película por lo que para entender muchas secuencias es necesario haber visto antes la primera parte para que las risas fluyan con más soltura. Una película muy divertida para disfrutar solo o acompañado, las risas están aseguradas.

No hay comentarios: